Viajar sin conocer destino puede parecernos una locura. Ya que a muchos les genera estrés el no tener bajo control sus viajes. Aunque más estresante es organizar un viaje: elegir a que destino ir, reservar el avión, organizar las visitas… o incluso el precio.

Por lo viajar sin conocer el destino es la mejor opción. Ya que solo hay que preocuparse de viajar, dejar atrás la rutina y no pensar en las preocupaciones. Además, no conocer tu destino genera emoción y una aventura nueva por venir.

También hay que saber que este tipo de viaje es más económico. Hay agencias online como Waynabox, Wowtrio, Drumwit o Flykube que ofrecen este servicio por un precio de entre 100 y 300 euros, dependiendo de premisas que se pongan.

Pero antes de decidirte a viajar sin conocer el destino, vamos a ver los pros y contras de viajar sin conocer el destino:

Pros de viajar sin conocer el destino:

  • Te encuentras unido a horarios marcados por el viaje y el orden planificado. Por ejemplo, no tienes que estar pensando en organizar una visita a una hora u otra visita a otra hora para que no coincida.
  • Al llegar a tu destino, cómo no has planificado nada, querrás descubrir todo de ese lugar. Por lo que te acercas más a la gente de allí, conociendo a gente nueva y creando nuevas experiencias.
  • Tendrás la esencia del viajero que se aventura y arriesga.
  • Vivirás una nueva experiencia.
  • No tendrás que perder tiempo eligiendo y organizando destino
  • Puedes probar comidas típicas en restaurantes tradicionales del lugar que ni si quiera esperabas.
  • El precio tan económico que tienen este tipo de viajes.

Contras de viajar sin conocer el destino:

  • No viajas con la seguridad de tenerlo todo controlado.
  • No puedes elegir nada de tu destino, por lo que el sitio donde te toque igual no es el que más deseas.
  • Puede que te toque un destino en el que ya hayas estado.
  • No puedes hacerte un planning de lo que visitar.
  • Hay destinos más caros y más baratos, dependiendo del nivel económico del sitio que visites. Por lo que aunque contratar un viaje sin destino sea más económico, no tienes la seguridad de que los productos y servicios del lugar al que viajas sean baratos o caros.

Por lo que vemos, viajar sin conocer el destino tiene sus pros y sus contras. Pero si quieres sentir la emoción de no saber dónde irás y sorprenderte con todo lo que ocurra en tu viaje, no lo dudes, haz que tu próximo viaje sea sorpresa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *