Viajar solo puede aterrarnos muchas veces, vernos tomando decisiones y enfrentarnos a lo que pueda acontecer el exterior. Pero recuerda, el único que estarás siempre contigo eres tú mismo.  Viajar solo es una experiencia que cualquier persona una vez en la vida debe tomar, ya que nos abrimos a conocernos a nosotros mismos, a confiar y a ver de lo que somos capaces.Además es lo que puede hacerte más libre, ya que no tendrás que depender jamás de nadie y harás siempre lo que te apetece en cada momento. Incluso, hay veces que cuando viajamos nos acomodamos a estar con nuestro circulo y nos olvidamos de sociabilizar con el lugar al que visitamos. Una vez eliminado tu miedo a viajar volverás a repetir.

Os mostraré las mejores ventajas de viajar solo:

Visitar e ir a donde quieras

Olvídate de pedir permiso, ponerte de acuerdo o coordinar agendas. Puedes irte donde y cuando tu quieras. Y lo más importante, haz lo que te apetezca y te haga feliz en cada momento. Aprovechando el tiempo para quererte y estar contigo mismo.

No tendrás prejuicios

Podrás vestir como te apetezca en cada momento sin necesidad de dar explicaciones a nadie. Viajaras como tu quieras y lo cómodo que quieras sin tener que pensar en el que dirán.

Te replantearas todo lo que dijeron tus padres, amigos o medios de comunicación. Empezarás a ser más objetivo y crearás tus propios valores.

Afrontarás tus miedos

Eliminaras la frontera del miedo a estar solo y de enfrentarte a la vida. Tu desarrollo personal se verá en aumento. No olvides que lo más importante para quererte es la confianza y afrontar tus miedos. Estando a pie de cañón y sabiendo muy bien quien eres.

La gente que te conocerá no sabe nada de ti, únicamente lo que tu quieras contarle.

Asimismo, no tendrás nadie de tu entorno que te recuerde tus problemas personales.

Eliminarás el miedo a lo desconocido

Es una tontería que temas por desconocimiento. En tu misma ciudad te pueden ocurrir accidentes, personas y catástrofes que pueden hacerte daño. No te escondas bajo el escudo de que puede pasarte algo. Da miedo salir de tu zona de confort y enfrentarte a los retos que te da la vida. No hay lugares peligrosos sino zonas concretas donde existen conflictos. Por lo que fuera el miedo a viajar en solitario.

El idioma

Un idioma desconocido puede hacernos temer viajar, pero es del modo que te plantees la vida. Puedes pensar que es una barrera o un trampolín para conocer más sobre una cultura y los habitantes que les rodean.

Si este es tu temor es tan fácil como aprender palabras básicas del idioma o usar traductores. No olvides que donde mejor se aprende un idioma es en su país de origen, y al estar solo no tendrás más remedio que hablar para comunicarte. Es una ventaja poder aprender en poco tiempo, a diferencia de ir acompañado que te acomodas hablando en el idioma de origen.

Recuerdos de por vida

Tendrás una experiencia en tu desarrollo que nunca olvidarás, además de los amigos que quedarán por el camino, de los cuales te enriquecerás personalmente.

Incluso te ayudará a poder ver la vida con otros ojos y no solo conocer nuestro ambiente.

Podremos hablar con propiedad al referirte a cualquier lugar, cultura o persona. Olvidando las insignificantes diferencias que podemos pensar que tenemos con alguien de otra religión o cultura. Te volverás mucho más abierto.

Te ubicarás

La primera vez que viajes sabrás de lo que eres capaz. Te pondrás en contacto con la realidad de la vida y podrás empatizar con los lugareños sobre su modo de vida.

Disfruta de las pequeñas cosas de la vida y date un sorbo de valentía. Sentirás la libertad de hacer lo que quieres, cuando quieres y como quieres.

Dejarás los problemas personales a un lado y los sustituirás por problemas sobre los placeres que puede ofrecerte un lugar en concreto.

Viajar siendo mujer

Existen muchos pensamientos acerca de los propios límites que nos establecemos las mismas mujeres. Pero esto es debido a que desde la infancia nos cuestionamos de si hacerlo o no por la peligrosidad que puede tener siendo una fémina.

Olvida los medios de comunicación y los miedos que conllevan lo que puede pasarte en un país desconocido. Somos lo mismo que un hombre, no te pongas límites, debemos salir, practicar deportes, caminar cuando queramos. Porque si no realizas esto nunca, la mujer podrá ser completamente libre, y siempre estará condicionada por sus miedos e inseguridades.

Simplemente necesitas valentía, confianza y conocimiento del lugar. Cada vez hay más mujeres viajeras que se sorprenden de lo que es el mundo.

Mantén el pensamiento de que eres una mujer viajera independiente y vas donde te apetece. La única manera de romper con todo esto es comenzando a salir  ver el mundo por ti misma.

Con todas estas ventajas a quien no le gustaría viajar solo. Es una experiencia única e irrepetible. Los pequeños detalles son los que marcan. Vive una nueva experiencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *