Berlín es una de esas ciudades donde no hay posibilidad de aburrirse. Además de las emblemáticas atracciones turísticas, está llena de rincones encantadores y muchas actividades.

Si te preocupa donde vas a hospedarte durante tu estancia en Berlín, y sobre todo cuánto va a costarte, te dejamos algunas buenas opciones de alojamientos económicos en la ciudad. Pero ten en cuenta que, dependiendo de las fechas o la ocupación, los precios pueden variar.

Es un alojamiento bastante económico. Ubicado en el centro de la ciudad. Muy cerca del metro, en el barrio de Hackescher Markt.

Las habitaciones son pequeñas. Pero son muy limpias y las camas muy cómodas. Por lo que podrás descansar sin problema. Cuenta con Wi-Fi y tv vía satélite que debes solicitar si lo deseas por un pago adicional.

La recepción funciona 24 horas, no dispone de parking y está prohibido fumar en todo el establecimiento.

Es ideal para aquellos viajeros que pasan la mayor parte del día fuera recorriendo la ciudad.

Se encuentra cerca del metro. En una de las zonas más comerciales de la ciudad.

Las habitaciones no son muy grandes. Pero resultan cómodas, bien iluminadas y tienen aire acondicionado. Conexión Wi-Fi gratis en todo el establecimiento, recepción 24 horas, buena atención y un detalle muy conveniente: hablan español.

En sus cercanías se encuentran varios restaurantes y bares donde tomar algo antes de ir a descansar.

Si no quieres dejar a tu mascota en casa, este es el hotel ideal para ti. Admiten mascotas, aunque quizás tengas que pagar algo más.

Este pequeño hotel cuenta con larga trayectoria. Ubicado en el barrio Charlottenburg, muy cerca del boulevard Kurfürstendamm, abrió sus puertas por primera vez en 1896.

Lo caracteriza su estilo clásico y el trato amable del personal. Los desayunos están bastante bien y la limpieza es buena.

Las habitaciones no son muy amplias, pero tampoco pequeñas. Tienen un tamaño justo para desenvolverse cómodamente.

En las cercanías están las estaciones del metro y de tren urbano. Y en general está bien comunicado con la red de transporte que permite llegar a los principales lugares de interés.

Es uno de esos hoteles donde no vas a encontrar grandes lujos. Pero que ofrece todo lo necesario para que te sientas totalmente a gusto.

Su ubicación es excelente. Cerca de buenos locales de comida, restaurantes, estaciones de metro y paradas de autobús.

Las habitaciones son relativamente amplias, las camas cómodas y la limpieza no deja nada que desear. La atención del personal es amable, a pesar de la barrera del idioma (no se habla español). Y dispondrás de conexión a internet gratis en todo el establecimiento.

Ubicado en el centro de la ciudad en un edificio clásico. Se encuentra a 50 metros de la estación del metro. Y cuenta con habitaciones relativamente amplias, WiFi gratuito, baño privado y tv por cable.

Sirven abundantes desayunos en su buffet. Y tienen muy buena puntuación en relación precio-calidad.

Como verás no es necesario que quedes en bancarrota después de tu viaje a Berlín. La ciudad ofrece a los viajeros cómodas, prácticas y económicas opciones en cuanto a alojamientos. Pero estos son solo algunos ejemplos. Si buscas bien, seguro que puedes encontrar auténticas gangas.

¿Te has alojado en alguno de estos hoteles en Berlín?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *